Aproximación Histórica

 

- EL ARCHIPIÉLAGO CANARIO: VULCANISMO, GEOGRAFÍA, Y MEDIO NATURAL.

 

 

 

Las Islas Canarias comenzaron a emerger sobre las aguas del Océano Atlántico hace aproximadamente unos 25 millones de años, junto a las costas del Noroeste de África.

Tan prolongado y voluminoso vulcanismo está relacionado con la posición de las islas sobre una importante zona de fracturas, a favor de las cuales ascienden los magmas. Desde Fuerteventura y Lanzarote (20-25 Millones de Años), las siete islas principales del archipiélago, fueron alzándose progresivamente sobre el océano, desde las fisuras volcánicas submarinas. Gran Canaria y Tenerife emergieron después (14-15 y 12-13 Millones de Años), La Gomera surgió a continuación (9-10 Millones de Años), y La Palma (2 Millones de Años), y El Hierro (1 Millón de Años), son las islas más recientes.

El origen volcánico configura las particularidades naturales y la abrupta orografía de las siete islas y sus islotes, y se pone de manifiesto en la geomorfología y en el paisaje de cualquier rincón de su geografía.

La Latitud del Archipiélago (Paralelo 28) y los factores oceánicos y orográficos definen las características climáticas subtropicales de las islas. El Anticiclón de Las Azores y los Vientos Alisios, la influencia marina de la Corriente Oceánica de Canarias, permiten que las temperaturas sean suaves durante todo el año, con una media de 24 grados centígrados. Las escasas precipitaciones y la lluvia horizontal en Barlovento (Vertientes del N-NE insular) frente al Sotavento (Vertientes del S-SO insular), marcan la coexistencia de microclimas en cada isla.

Los principales hábitats y ecosistemas de Canarias se distribuyen en torno a variados niveles bioclimáticos, con pisos de vegetación que varían según su altitud sobre el nivel del mar y orientación geográfica en cada isla (Vegetación Costera–Cardonal-Tabaibal (0-150-300 m.s.n.m.), Bosque Termófilo (150-800),  Monteverde-Laurisilva (600-1400), Pinar Canario con Vegetación de Cumbre (800-2100) y Vegetación de Alta Montaña (Más de 2100 m.s.n.m.). La Biodiversidad de las islas destaca en el mundo por su alto grado de endemicidad (Endemismos Macaronésicos y Canarios de Flora y Fauna). Varios de sus espacios naturales y especies protegidas, en el ámbito terrestre y marino, constituyen hoy día auténticas reliquias naturales, exponentes de una evolución marcada por la insularidad.

 

 

 

EL ORIGEN DEL POBLAMIENTO, LAS CULTURAS INDÍGENAS, Y LA CONQUISTA Y COLONIZACIÓN DE CANARIAS HASTA EL SIGLO XV.

 

 

Aunque no se conozca con plena exactitud el momento en el que se produce la primera colonización humana del Archipiélago Canario, existe un cierto consenso entre los distintos investigadores y expertos, al situar la arribada de los primeros grupos humanos a las Islas Canarias en torno a mediados del primer milenio antes de la era. Aunque existen varias hipótesis argumentadas, hoy día continúa siendo una incógnita el modo en que se produce el poblamiento insular y algunos de los aspectos y motivaciones que en él influyeron.

Los primeros pobladores del Archipiélago Canario poseían, a tenor de los datos contrastados en la actualidad, unos rasgos culturales muy complejos y diversificados, y compartían además un sustrato étnico común norteafricano y protobereber. Hoy día podemos realizar una plena distinción entre canarios ó canariis (Canaria/Gran Canaria), guanches ó guanchinet (Achinet-che/Tenerife), majos ó maxíes (Titerogaka-et/Lanzarote, y Erbane-Majorata/Fuerteventura), bimpaches ó bimbapes (Esero/El Hierro), gomeros ó gomers (Gomera/La Gomera), y benahoritas ó auaritas (Benahoare/La Palma). Dada su procedencia norteafricana, se puede precisar que todos estos pueblos pueden ser emparentados originariamente con los antiguos libios, actualmente conocidos como pueblos bereberes ó amazigh.

Las antiguas sociedades indígenas preeuropeas de Canarias compartieron un mismo ámbito geográfico pero no formaron un grupo unificado y homogéneo que permita explicar de forma conjunta la cultura pasada de las siete islas del archipiélago. A lo largo de un periodo temporal próximo a los dos mil años, estas poblaciones desplegaron diversos mecanismos de adaptación que les permitieron garantizar su supervivencia y la continuidad de sus formas de vida. El bagaje cultural que trajeron desde sus lugares de origen, tuvo que ser readaptado en parte, a las condiciones del nuevo territorio insular, y a la arribada a las islas de nuevos contingentes de población procedentes del norte de África en sucesivas oleadas cuyo origen, motivaciones y cronologías resultan del todo imprecisas. La ocupación progresiva del territorio de las siete islas, permitiría a cada grupo étnico asimilar el entorno y los recursos que éste podría ofrecerles. En este proceso se adecuaron las costumbres, las tecnologías y las estrategias de subsistencia, de acuerdo a sus experiencias, y a sus recursos naturales.

La práctica del Salto del Pastor Canario, al igual que la Lucha Canaria y el Juego del Palo, hunde sus raíces en los usos y costumbres propios de las sociedades indígenas del archipiélago. Los primeros pobladores de Canarias, aborígenes del Norte de África, compartían unas raíces culturales bereberes ó amazighes, y desarrollaron en cada una de las siete islas, su cultura, su sociedad y sus prácticas tradicionales, que han pervivido hasta la actualidad, incluso después del largo proceso de conquista y colonización castellana y europea del archipiélago durante los Siglos XV y XVI, y de la consiguiente aculturación y desarraigo de las poblaciones indígenas en las islas.

- Pareja de Canarios, Indígenas de Gran Canaria. Recreación y dibujo de Leonardo Torriani – Descripción e Historia del Reino de las Islas Canarias antes Afortunadas, con el parecer de sus Fortificaciones - Archipiélago Canario (1590-1595).

 

 

 

EL SALTO DEL PASTOR CANARIO Ó BRINCO CANARIO: TEXTOS, REFERENCIAS, Y FUENTES ETNOHISTÓRICAS DEL SIGLO XV AL SIGLO XIX.

 

 

 

“Los canarios son astutos y vivos, corren y saltan en medio de rocas inaccesibles y de peligrosos precipicios, con la ligereza de cabras, excediendo a todo lo creíble;…” - Alvise da Ca da Mosto – Libro da primera navigatione per l’Oceano. Delle sette isole delle Canarie e delli loro costumi - República de Venecia (1455-1457) – Agustín Millares Torres – Historia General de Las Islas Canarias – Gran Canaria  Archipiélago Canario (1945).

 

- “Arrójanse con la lança, llevada a lo largo del cuerpo del hombre, terciada de manera que ponen un tercio primero en la tierra o piedra donde dan con una contera de acero que trae la lança, de un palmo de larga con su cubo, sin que pueda desviarse de donde da, y aunque sea tres lanzas de alto se tiran abajo y vienen a ponerse en el suelo con tanta facilidad, que parecen aves.”

- “…pero los isleños no dejan por eso de correr esas cumbres con sus ganados todos los días, pasando de una a otra parte con su lanza al hombro y su alforja, con sus vituallas, su calzón atado a la cintura y en faldas de camisa, bromeando y diciendo a otro compadre: “Ataja la bruma”, que así llaman a la niebla.” - Gaspar Frutuoso – Las Islas Canarias “De Saudades da Terra” – Libro I – Azores/Portugal  Archipiélago Canario (1590).

 

- “… en la matanza de guanches que tuvo lugar durante la conquista de Tenerife, en la batalla de Acentejo,…el rey guanche Himenchia…se reforzó con gente, armada con lanzas cuya punta estaba ligeramente quemada y con dardos largos como los pilos romanos, hechos a modo de azote.” - Leonardo Torriani – Descripción e Historia del Reino de las Islas Canarias antes Afortunadas, con el parecer de sus Fortificaciones – Coimbra/Portugal – Tenerife  Archipiélago Canario (1590-1595).

 

- “…pues correr, aunque sea por andenes y despeñaderos que otros no pueden pasar andando, dan ellos alcance a una cabra y la cogen a manos por pies.”

- “…y aquí mostraba cada cual su valor, haciendo alarde de sus gracias en saltar, correr, bailar aquel son que llaman canario, con mucha ligereza y mudanza, luchas, y en las demás cosas que alcanzaban.”

 - “El ejercicio en que a sus hijos ocupaban, era en saltar, correr, tirar, y en ejercitarse para la guerra, que muy usada entre ellos.”

- “Otras mil gentilezas hacen, como es arrojarse de una peña abajo con una lanza muchos estados.”

- “…más cuando los temporales no acudían, y por falta de agua no había yerba para los ganados, juntaban las ovejas, e hincando una vara ó lanza en el suelo, apartaban las crías de las ovejas y hacían estar las madres al derredor de la lanza, dando balidos; y con esta ceremonia entendían los naturales que Dios se aplacaba y oía el balido de las ovejas y les proveía de temporales.” (1980:34) - Fray Alonso de Espinosa – Del origen y milagros de la Santa Imagen de nuestra Señora de Candelaria, que apareció en la Isla de Tenerife con la descripción de esta Isla – Sevilla – Tenerife  Archipiélago Canario (1594).

 

- “Usavan dardos como gruesas lanças que llamaban banoes en su lengua; eran del coraçón de secos pinos que llaman tea, y la aguçada punta tostada al fuego, más estrago hacia que afilado y bien templado acero, y con destreça rara y admirable se despeñaban de los cerros altos con un dardo en las manos, des cayendo muy rectos en sus tercios estrivando.” (Conquista de Tenerife) - Antonio de Viana - Antigüedades de las Islas Afortunadas de la Gran Canaria, Conquista de Tenerife y Aparición de la Santa imagen de Candelaria en Verso suelto y Octava rima por el bachiller Antonio de Viana – Sevilla – Tenerife  Archipiélago Canario (1604).

 

“Del trato y costumbres de las gentes de el Hierro…sin usar del arte de la milicia por no tener necesidad contra quién lo ejercitar, y por esto no tenían ningún género de armas, sino eran unos bordones que traían cada uno muy liso de tres dedos de grueso y tres varas en cumplido, que untaban con el tuétano de cabra para ponerlos amarillos, que llamaban banodes  y tomasaques. Y aunque estos banodes servían de armas los traían para ayudarse en el camino por la fragosidad de la tierra, que para su defensa.” (El Hierro – Libro Primero, Página 51)

- “Las armas con que los canarios peleaban y tenían sus pendencias eran, como en las demás islas unos garrotes con porras a los cabos que llamaban magados y varas puntiagudas tostadas que llamaban amodagas.” - Fray Juan de Abreu Galindo  Historia de la Conquista de las Siete Islas de Canaria  Gran Canaria  Archipiélago Canario (1590-1632).

 

- “Los ganados guaniles que es el ganado salvaje que se haya en los términos sin marca y no sigue la madre marcada, el qual ganado se saca de los riscos mas agrios y peligrosos por tiempos ceñalados.” - Fray José de Sosa – Topografía de la isla afortunada de Gran Canaria  Gran Canaria  Archipiélago Canario (1678-1688).

 

- En referencia a los guanches y al uso de la lanza… “La agilidad de todos es grande: caminan por las piedras mejor que las cabras y, sobre todo, los “terziadores”, que es, entre la gente del campo, ordinariamente los ganaderos, que con un palo de veinte pies de largo se precipitan de un risco tajado, arrojándose de más alta distanzia que un mastelero de nauyo, que este es un terzío, y con dos o tres bajan el más encumbrado tajo, pues basta que en éste haya, a distanzía, algunas puntas de piedras, aunque no sean mayores que la copa de un sombrero. El modo de tentar es arrojarse con la “lanza” -que así llaman a el palo- y, clavándola en la piedra hiendo ellos en el aire, se dejan hir por ella abajo con gran serenidad, y es tal el azierto de llevar la lanza que uno les pon en la tierra, donde no es más que un tenzio, que es el alto de la mayor casa, un real de plata, y no hai de éstos para que ellos claven, pues no hierran uno, de este modo debajar los tajos es tan particular que a todos los europeos se les hace increíble quando se lo cuentan hasta que lo ben…” - Compendio Anónimo de Historia de Canarias compuesto en el primer cuarto del Siglo XVIII – El Museo Canario – Tenerife  Archipiélago Canario (1936). 

 

- “Los campesinos, … , tienen el arte de saltar de roca en roca cuando viajan; el método es como sigue: el hombre lleva un largo palo o lanza, con una contera en la punta, y cuando quiere descender de una roca a otra apunta al lugar adonde quiere saltar con la extremidad de su lanza, se arroja sobre ella y clava la punta de la lanza de manera a colocarla perpendicular al suelo, y entonces se deja deslizar a lo largo de ella despacio hasta el suelo.” - George Glas  Descripción de las Islas Canarias  Londres  Archipiélago Canario (1764).

 

- El religioso que nos ocupa, sólo abandonaba Anocheza cuando tenía que acudir a su convento, a aplicar las misas que tenía asignadas, o a cumplir con sus obligaciones de capellán y teniente de párroco en las citadas localidades, a través de las veredas existentes en los barrancos y ayudándose con una pértiga, tal como lo hacían los antiguos guanches cuando iban o venían de las cumbres con su ganado.” - Octavio Rodríguez Delgado – Personajes del Sur: Fray Andrés Gómez (1705-1792), Lector y Predicador dominico, Teniente de Beneficiado de la Parroquia de Güímar, Capellán de las Ermitas de Fasnia y El Escobonal, Administrador de la Hacienda de Anocheza, y Recordado ‘Profeta’ – Agache y Anocheza – Fasnia y Güímar – Tenerife – Archipiélago Canario (2013).

 

- “Pero entiendo que los guanches de Tenerife no envidiaban a los habitantes de Canarias ni su ligereza ni su talento de trepar por rescos escarpados. Jamás hubo precipicio ni barranco profundo que cortase el paso a un isleño de éstos armado de su lanza, ni nunca se pudo escapar la más ligera cabra de caer en sus manos, por más que corriese veloz por los despeñaderos. Los guanches, por punto general, tenían sus habitaciones en las cavernas, situadas entre peñascos y sierras tan escarpadas, que en el día para llegar a ellas es preciso descolgarse con sogas. ¿Pues cual no sería su ligereza, supuesto que entraban y salían como nosotros en nuestras casas? Servíanse a este propósito de una lanza de nueve a diez pies apoyados sobre ella, saltaban desde un cerro a otro, rompiendo los terrones y guijarrales que se oponían al paso, dejándose rodar suavemente y fijando los pies en partes que no tenían seis pulgadas de ancho. EI caballero Hawkins testifica, no sin admiración, que vio subir y bajar de este modo a nuestros paisanos por montañas inaccesibles, cuya sola vista causaba horror a los presentes.” (Libro II – Capítulo 14)

- “Tezezes, bastones de tres varas de largo, que manejaban con singular destreza. …añepa, una lanza de tea, que usaban las personas reales y que marchaba delante de ellas cuando viajaban; etc.” (Libro II – Capítulo 20: Sus Guerras) - José de Viera y Clavijo – Historia General de las Islas Canarias – Libro II – Madrid  Archipiélago Canario (1772-1773).

 

- “El pastor sobresale en el tiro de la piedra, imita el silbo de los antiguos cabreros, ama sus rebaños cuya raza aprecia; intrépido, infatigable, y no menos ágil que sus antecesores, coge las cabras a la carrera, se sirve de la larga lanza, y se desliza por este frágil apoyo para arrojarse desde lo alto de la montaña y salvar con su aplomo sorprendente los precipicios más peligrosos…” - Philip Barker Webb y Sabino Berthelot – Historia Natural de las Islas Canarias – Etnografía y Anales de La Conquista de Las Islas Canarias – Volumen I del Tomo I – París  Archipiélago Canario (1836-1850).

 

- “…esta senda está interrumpida, de trecho en trecho por pasos difíciles que los guías salvan con admirable destreza y facilidad, y nosotros con gran trabajo, auxiliados por los mismos guías y por largas lanzas, de una madera dura y consistente. Sorprendidos quedamos a reparar en la extraordinaria agilidad y sangre fría de nuestros acompañantes, pues con su lanza, manejada entrambas manos ya entrambos lados, hacer verdaderos prodigios.”

- “Cuando conducen sus cabras, o persiguen a los chivatos monteses, saltan los precipicios, se abalanzan al abismo, suben las pendientes rápido, corren y circulan en medio de las montañas rocosas, como pudieran hacerlo las cabras mismas, y cual si corrieran y circularan en la llanura: no digo en la llanura, pues la nivelación del terreno les embarazaría mucho en sus movimientos acostumbrados toda su vida a pisar este suelo desgarrado. Hay palmeras, es decir mujeres de La Palma, que circulan por la ladera con la misma envidiable facilidad, manejando su lanza a guisa de hombres. Si el viajero consulta a estas palmeras o a estos palmeros, encontrará que no hay montaña, llanura, precipicio, barranco, arroyo, árbol ni cueva en todo este vasto recinto, de que no le sepan dar explicación, pues unos y otras lo han recorrido una y mil veces hasta en sus ocultos escondrijos…” - Benigno Carballo Wangüemert – Las Afortunadas: Viaje descriptivo a las Islas Canarias  Los Llanos de Aridane  La Palma  Archipiélago Canario (1862).

 

- “Los ganados de cabras llegan a tener cuatrocientas cabezas, y los guardan cuando son tan numerosos dos o tres pastores armados de largas pértigas de unos cuatro metros herradas con una larga punta, a cuyo instrumento llaman lanza, y con el cual se arrojan de alturas muy considerables y dan unos saltos descomunales, operación difícil y peligrosa que ha costado la vida a muchos pastores.” – Víctor Grau-Bassas y Mas  Usos y costumbres de la población campesina de Gran Canaria  Las Palmas de Gran Canaria  Gran Canaria  Archipiélago Canario (1885-1888).

 

- “Los isleños son muy activos y saltan enormes distancias cuando siguen a sus cabras, como los cazadores suizos de gamuzas. Estos palos son un legado guanche, de cuyos saltos hablaban especialmente los primeros redescubridores de las islas como una costumbre singular de los isleños, en cuya práctica destacaban los habitantes de La Gomera.” – Olivia M. Stone  Tenerife y sus seis satélites ó las Islas Canarias pasado y presente  Londres  La Gomera  Archipiélago Canario (1887-1889).

 

- “En las zonas más altas (Isla de El Hierro) que rodean esta planicie ondulante había un importante número de cabras. El cabrero debía estar cerca, en algún lugar, por ahí; sería un hombre envuelto en una manta lisa, una capa (un abrigo primordial para las zonas de nubes, de uso extendido entre los campesinos, especialmente en Tenerife), una mujer con un chal puesto sobre la cabeza, o un niño escasamente ataviado. Muchos campesinos utilizan largos palos para desplazarse, saltando, entre las elevaciones del terreno más pronunciadas. La agilidad que demuestran es asombrosa. Resulta maravilloso permanecer quieto y escuchar el ruido de los cencerros de las cabras, de las ovejas y del ganado, que se funde con los primitivos cantos que entonan estos inocentes campesinos. Es una ópera pastoril, la música de las montañas.” – John Whitford  The Canary Islands, as a winter resort  Londres  El Hierro  Archipiélago Canario (1890).

 

- El Pastor de Mogán … puede ser considerado como el prototipo de los pastores canarios …

… con flauta de caña, gofio, queso, una escudilla de madera, y una valva de lapa, concha marina que le sirve de cuchara.

… va siempre con la lanza en la mano, un gran palo de pino de cuatro metros de largo, cuidadosamente pulido, uno de cuyos extremos se termina en una punta de hierro provista con una argolla de cuero destinada a servir de parada a la mano, cuando se deja deslizar a lo largo de su bastón. Con este instrumento el pastor salta precipicios de una anchura increíble y desciende al fondo de los mismos precipicios con una rapidez vertiginosa. Desde que encuentra un saliente donde apoyar la punta de su lanza, se agarra sólidamente al extremo superior y salta una distancia de ocho a diez metros con la mayor facilidad.” - Rene Verneau – Cinco años de estancia en las Islas Canarias – París  Gran Canaria – Archipiélago Canario (1891).

 

 

 

- LA PERVIVENCIA DE LAS PRÁCTICAS TRADICIONALES EN CANARIAS Y EL PASTOREO DURANTE EL SIGLO XX.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

- Pastor del Cortijo de Las Arenas (1951-1952) – Artenara – Gran Canaria. “La Tradición Ganadera en La Aldea”, de Francisco Suárez Moreno y Grupo Jurria El Salem (2007).

 

- “Se cuentan historias maravillosas sobre los saltos de estos pastores de La Caldera, que brincan de roca en roca tan ligeramente como las cabras que guardan, y no se lo piensan a la hora de lanzarse a un peñasco quince pies por debajo, amortiguando el choque al golpear el suelo con la punta herrada de su lanza en el momento de aterrizar.” – Margaret D’Este  In the Canaries with a Camera  Londres  La Palma  Archipiélago Canario (1909).

 

- “Toda esta parte del sur la recorren los naturales, sirviéndose de sus lanzas para desgalgarse desde las alturas; si a ellas nos dirigiéramos, veríamos comprobada la agilidad de los indígenas cuando suben sobre aquellas elevadas rocas a buscar a las cabras extraviadas, a las cuales, a pesar de sus facultades naturales, les atemoriza despeñarse por aquellos taludes y esperan al pastor en sus puestos más elevados para que, cogiéndolas y echándoselas a la espalda, se lance a los aires pingando por los surcos y roquedales, confiado en la destreza que tiene en el manejo de la lanza.” – Juan López Soler  De Madrid al Teide. Bosquejo Histórico-Geográfico de la Isla de Tenerife  Madrid  Tenerife  Archipiélago Canario (1922).

 

- “En este marco, de tan vigorosos relieves, surgió el espíritu bravío de la raza, tenaz en la lucha, ágil y diestro en sus acometidas. Aficionados los primitivos gomeros a los ejercicios físicos… Pues, ¿y su destreza en el manejo de la lanza? Eran casi todas de resistentes maderas de sabina ó acebuche, endurecidas al fuego, y rematadas en ambos extremos por regatones de hierro, con agudas puntas, que clavaban indistintamente en el suelo para salvar los escollos del camino o saltar de una peña a otra. En esta habilidad, los aguerridos gomeros superaban a sus congéneres, los guanches de Tenerife, de los que es fama que, “con una lanza de nueve a diez pies, y apoyados sobre ella, saltaban desde un cerro a otro, rompiendo los terrones y guijarrales que se oponían a su paso, dejándose rodar suavemente y fijando los pies en partes que no tenían seis pulgadas de ancho.”

- La lanza no sólo era cayado para el pastor sino instrumento guerrero para los nobles, como aquella del infortunado conde don Guillén, víctima de sus bélicas aventuras, a que aludía la conocida endecha: ¡Guillén Peraza!, ¿do está tu escudo?, ¿do está tu lanza? Todo lo acaba la malandanza…

- Y una lanza, también, fué el arma fatal que motivó la trágica muerte de aquel pastor de la leyenda, caído al pie de un viejo mocán en las solitarias cumbres de Alajeró. ¡Cuento? ¿Sucedido histórico? Nada se sabe. Sólo ha quedado, como testimonio auténtico y fehaciente de la tradición, el viejo dístico gomero: “Este es el árbol, amigo, donde el muerto mató al vivo”. Lo demás lo ha suplido la fantasía rústica con ese su peculiar estilo para amedrentar a las crédulas imaginaciones. Un pastor en la soledad de la cumbre, sin más compañía que la de su lanza y su perro, guardián del rebaño aposentado en la inmediata ladera. Otro pastor que llega, enfurecido, ciego de cólera, porque el rebaño se ha internado en sus predios. La disputa airada, y, de pronto, las lanzas que se cruzan en terrible y dramático duelo. Un mocetón tendido en tierra, chorreando sangre, y unas manos aturdidas que al pie del árbol socavan con la lanza el hoyo que ha de ocultar los despojos de la víctima, para evitar el castigo de la Justicia. ¡Y, al final de la trágica faena, al tirar de la lanza aprisionada entre las raíces del árbol, la aguda, punta que se clava en el pecho del matador, hiriéndole de muerte! Después, algún testigo oculto entre los matorrales, del monte, que corre a dar la siniestra noticia. La caravana de campesinos que se dirige a la cumbre, atraída por la novedad del suceso; el horror de la tragedia; la versión distinta, y la mudez escalofriante del viejo mocán, envuelto desde entonces en un ambiente de medrosa leyenda. “Este es el árbol, amigo…” ¿Cuento? ¿Sucedido histórico? Nadie lo sabe. Lo único cierto es que en el mismo lugar donde parece se hallaba el famoso árbol, se erigió una Cruz que continuó evocando, a través de los siglos, el dramático suceso. Y los caminantes de la cumbre de Alajeró, al pasar frente a la Cruz, ya no exclamaban como antaño: “Este es el árbol, amigo…” Ahora decían: “Cata aquí la Cruz, hermano, donde el muerto mató al sano…”  Leoncio Rodríguez – Los Árboles Históricos y Tradicionales de Canarias  ‘Este es el árbol amigo…’  Crónicas de Divulgación  Volumen I  La Gomera – Archipiélago Canario (1946).

 

- “Hace unos días, durante el curso de un juicio oral en que figuraban como procesados varios pastores por daños en forrajes de La Dehesa, celebrado en la sala audiencia del Juzgado de Instrucción de la Villa de Valverde, un testigo de más de ochenta años, al preguntarle el abogado defensor sobre la finalidad del largo palo que aquellos usan, contestó esto: “Lo usan para verdonear”. Nadie comprendió su significado. ¿Qué cosa podría ser verdonear? Ni el abogado lo sabía, ni conocía la palabra el fiscal y lo mismo le ocurría a los magistrados. Más, como era necesario que el testigo explicase su significado, ya que se trataba precisamente de determinar que el largo del palo que indefectiblemente llevan los pastores cuando andan por los campos apacentando sus ganados, no es un arma de agresión, sino simplemente un instrumento de trabajo, el azorado testigo no podía traducir en términos castellanos lo que aquel vocablo quiso expresar. Por fin, después de muchas preguntas y respuestas, dudo enterarse el tribunal que verdonear es la acción de saltar apoyándose en un palo.”  José Padrón Machín  El Hierro “Séptima Isla”. Cuasi historia, costumbres, paisajes, leyendas, crónicas a la Virgen de los Reyes, lucha canaria, personas, y otros motivos  El Hierro  Archipiélago Canario (1989).

 

 

 

 

- LA FEDERACIÓN DE SALTO DEL PASTOR CANARIO Y SUS COLECTIVOS Y JURRIAS EN EL SIGLO XXI.

 

 

 

 

En la actualidad, la Federación de Salto del Pastor Canario quiere conservar la práctica del brinco en las islas, manteniendo un vínculo estrecho y permanente con sus orígenes. Somos conscientes de que hoy en día no tenemos que saltar por necesidad como antaño. La herramienta de trabajo, hoy nos sirve para incorporar al brinco, un componente lúdico, con un riesgo comedido, mientras se disfruta de la naturaleza y se contribuye al mantenimiento de la tradición. En el desarrollo de nuestra labor y nuestras actividades, nos alejamos de la masificación, del espectáculo y de la competición. Y tenemos muy claro que todos los canarios deberían conocer el Salto del Pastor, aunque no necesariamente tienen que practicarlo. Desde el año 1.994 se empiezan a constituir en Canarias, los primeros colectivos, clubes, jurrias, grupos, y asociaciones de practicantes de Salto del Pastor ó Brinco Canario. El objetivo principal era hacer fuerza común, y trabajar juntos en torno a tres pilares fundamentales:  la Investigación y el Rescate, la Enseñanza y la Divulgación, y el Respeto a la Tradición. Durante el año 1.997 se dan los primeros pasos para avanzar en la formación de la Federación Canaria. El proceso de creación de esta Federación se culmina en Mayo del año 2001 con la publicación de sus Estatutos en el Boletín Oficial de Canarias (BOC). Desde entonces y hasta hoy, los colectivos y jurrias de salto del pastor han funcionado en la práctica, como asociaciones culturales, abarcando en su labor, el vasto campo de conocimiento de nuestra cultura tradicional, relacionado especialmente con el mundo de los artesanos, cabreros y pastores de nuestro archipiélago. Durante todos estos años, la Federación y los Colectivos y Jurrias, han venido desarrollando periódicamente diversas actividades complementarias vinculadas a esta práctica tradicional (Encuentros Nacionales e Insulares, Rutas, Investigaciones y Trabajos de Campo, Apañadas, Mudás, Proyectos Didácticos, Cursos, Talleres, Muestras, Exhibiciones, Charlas Divulgativas, Exposiciones, Documentación, Homenajes, Agasajos, Convivencias, Fiestas, etc.). Tras la publicación del Decreto 83/2018, de 21 de Mayo de 2018, por el que el Gobierno de Canarias declara Bien de Interés Cultural el ‘Salto del Pastor Canario’, con categoría de Conocimientos y Actividades Tradicionales del ámbito de Canarias, se ha reforzado social y jurídicamente la labor y el reconocimiento público de la Federación de Salto del Pastor Canario y sus colectivos y jurrias, como depositarios y transmisores responsables del desarrollo de una divulgación y enseñanza comprometida y contrastada de nuestra práctica tradicional en nuestro archipiélago y en el mundo.

 

 

 

 

Aproximación Histórica al Salto del Pastor Canario ó Brinco Canario

Federación de Salto del Pastor Canario (2001-2021).

saltodelpastorcanario.org

tema basado en wordpress